Inicio

Caín


Dentro de los proyectos que surgían en Ediciones de la Urraca en su etapa de crecimiento apareció en enero de 1988 Caín, revista orientada al público joven. Para agosto Caín ya era sólo un suplemento en Fierro, y un mes después el nombre era el título de una nueva historieta. Cuenta Marcelo Figueras en la introducción a la historieta en Fierro: "A fines de 1987, Ricardo Barreiro se enteró del proyecto Caín y la idea tardó una milésima de segundo en germinarle adentro: una historieta, claro". Para el dibujo se eligió a Eduardo Risso, que ya había trabajado junto al guionista en Parque Chas, en la misma publicación.

Continúa Figueras "Cuando está por nacer un niño, y ante la eventualidad de que su sexo sea masculino, nadie piensa en ponerle Caín. Quizás teman marcarle un destino aciago, el nombre como yugo, como destino." Caín es precisamente el nombre que recibe, al ser hallado, un bebe abandonado, y que ha sobrevivido a su hermano gemelo.

En un futuro que no parece muy lejano, Buenos Aires ha sido dividida. Una muralla encierra en su interior a los privilegiados, ciudadanos de primera. Del otro lado, los suburbios, zonas devastadas, la miseria. Un Helicóptero deja caer su carga, una caja, que recoge El Profe, en su rutina buscando cosas de provecho entre los desperdicios. En la caja, dos bebés, uno con aún vida: lo bautizan Caín.

Como condenado o predestinado, Caín transita los senderos de la marginalidad. Miseria, explotación, criminalidad. Estadía en un reformatorio que sólo empeora las cosas, y la rebelión frustrada. Tratado como un ser de desechable, su cuerpo es utilizado en pruebas con implantes robóticos, un fracasado experimento científico. Y nuevamente el descarte, arrojado por muerto a los suburbios.

De vuelta como al inicio de su vida. Pero ahora el azar produce una revelación, y de ahí en más la búsqueda de su verdadera identidad. Y con ella el deseo de venganza, de quienes lo condenaron a esa vida, y quienes luego lo hicieron sufrir. Venganza paso a paso, escalón por escalón, para llegar a lo más alto en esa jerarquía social en que él ocupo el lugar más bajo.

Cain El Profe Marga Narigazo El Doctor Marga Narigazo El Doctor

Edificio Bunge de Hoz

Caín se plantea como una historieta de ciencia ficción, ubicándose en un mundo donde se ha exacerbado la injusticia social, con un sector que vive en la opulencia, cercado y aislado del resto, los del otro lado de la muralla, condenados a la pobreza y la miseria. Claro, una ficción futurista con mucha semejanza con nuestra realidad; Barreiro, fiel a su estilo, disecciona la actualidad, para devolverla transmutada en futuro. Injusticia social, desigualdad, represión, corrupción, la imbecilidad transmitida desde los medios periodísticos, completamente serviles y ajenos a lo que sucede en la realidad, más otros sutiles apuntes, son el trasfondo de esta entretenida historia de buen ritmo narrativo.

Caín comenzó a publicarse en el número 49 de Fierro, de septiembre de 1988, y concluyó en el número 60, totalizando 11 capítulos.

Portada de Fried

Portada de Mauro Cascioli

Caín

Selecciones de Fierro

Ediciones de la Urraca, junio de 1993.

Recopilación completa de los once capítulos, por Ricardo Barreiro y Eduardo Risso.

 

Inicio ] Historietas ] Autores ] Revistas ] Historia ] Especiales ] Novedades ] Wallpapers ] Enlaces ]